5 de marzo de 2008

Tristezas ocultas

.
Meses soportados en silencio
como si nada sucediera
el tiempo hace bien su trabajo
y nos recuerda lo que no queremos,
los síntomas se hacen notar…

Lágrimas brotan de este grito desesperado y callado,
del temor que tengo, de este desasosiego..

Risas, conversaciones sin sentido,
me ayudan a olvidar lo que en el cuerpo
se quiere hacer presente..

Siento que me hundo..
Grito socorro a lo alto,
Grito socorro a quien escuche..

Un sábado,
sólo un sábado más,
para liberarme de esta agonía,
para dejar de jugar …

4 comentarios:

celtaj dijo...

Auténtica, una patada en el suelo... un puñetazo en la mesa... un grito.
La cabeza alta y la mirada al frente...
Lo demás y los demás no valen más que nosotros.

Un abrazo.

Isabel dijo...

Saber pedir ayuda es fundamental para evitar hundirse ante lo que está por venir. No desfallezcas, grita. Besos.
http://senderosintrincados.blogspot.com

Justy Walker dijo...

Te entiendo muy bien chère amie...

El tiempo lo intenta... pero no lo consigue... tan sólo aprende a ocultarlo mejor... y no alivia...

No hay que esperar al tiempo... sino aprender a vivir con el recuerdo que nos entristece...

Besos

Gerardo Omaña dijo...

Felíz día de la mujer. Hoy, mañana y siempre.

Besos para tu alma.