1 de noviembre de 2007

Partir...

.
.
Como pétalos fueron callendo uno a uno,
en cinco octetos...

Caricias,
alegrías,
melancolías,
angustias,
rabias,
pasiones,
amor,
mezcla de tanto !!!..
ahora de nada....

La alfombra bañada en su sangre
de colores,
sólo letras inconexas,
sin sentidos,
un poco de basura tal vez...

Una lágrima rodó,
al verles por última vez,
ahora ya no queda nada ...

5 comentarios:

Ana dijo...

No hay basura en los más nobles sentimientos. Que nunca falten los recuerdos de nuestros asuentes siempre vivos. Siempre alegres por todos los momentos compartidos.

Besos auténticos.

Isabel dijo...

En el amor nunca queda la nada. Ayer él mismo me dijo que, aunque no podíamos estar más juntos, nos quedaban los recuerdos el el baúl del alma. Y allí los guardo, y allí se quedan. Lo que una vez fue siempre deja una huella imborrable. Eso es lo que cuenta.

http://senderosintrincados.blogspot.com

Ignatius dijo...

Siempre queda algo... aunque la vida siga...

Besotes ;-)

bellota_b dijo...

¿Quien no llora sus penas al partir?...quedan recuerdos positivos.....que ayudan a un nuevo amor venidero.Los negativos son alarmas para no tropezar de nuevo.
cariñusssssssssssss

celtaj dijo...

Quedas tú, queda tu vida y queda tu mundo.
Con los recuerdos de amores pasados, de amigos que se fueron y amigos que todavía quedan, de personas queridas que ya no están y de otras que sí están.
El jardín de la pasada primavera cambió... renacerá el jardín de la próxima.
Es tu vida... lo más grande que tienes.

Un abarzo.