6 de abril de 2008

Hacia la libertad

Me sumí en la oscuridad
tal vez por que no recordaba cómo era
y necesitaba estar inmersa en ella,
para darme cuenta que no me gustaba,
pero en el ínter tanto olvidé como salir de ella
caminé a tientas por sus laberintos mustios
y amargos ...

A lo lejos una pequeña puerta
por el cerrojo diviso un sol maravilloso
la chapa cerrada con llave
la llave traducida en una firma ...

No sabía si la oscuridad era luminosa
y preferí mantenerme en ella
En algo conocido ...

Pero el ahogo superó mis fuerzas
mi alma lloró desconsuelos y soledades
miré atrás por última vez ...

En silencio y decidida
he firmado la llave de salida ...

En silencio un cambio..

Un nuevo andar
un nuevo camino
lleno de luz
rodeado por la danza que no dejará de sonar ...

Un plazo breve para recorrerlo sin quedar atrapada
dos años y nada más
de esfuerzo y constancia
pero con la seguridad que al final del camino
abriré los ojos a una nueva realidad ...

He demorado mi avance
me he detenido muchas veces
ahora mi objetivo está claro

He abierto la puerta
y sólo la cerraré detrás de mí

... Sin mirar cómo se cierra…

6 comentarios:

Isabel dijo...

Si cierras la puerta, lo mejor es no mirar atrás.Una vez se toman esas decisiones, lo mejor es mirar adelante y que sea lo que tenga que ser. Besitos y ánimo.
http://senderosintrincados.blogspot.com

Justy Walker dijo...

Si la cerramos, tenemos que estar seguros y tirar la llave... aunque nos equivoquemos...

Besos

Ana dijo...

Cerrando puertas de Paulo Cohello ... un buen texto para comentar tu estupenda entrada.

Y te dejo unos versos de Machado:

"Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar...


Besos ilusos con gran cariño.

bellota_b dijo...

Ojalá cruzar la puerta fuese mas fácil,siento que el sol me espera ,pero dejaría un mar de lágrimas en el pasillo.

nif..nif...bello!!!


beshuuuu

celtaj dijo...

Sin saber siquiera si el camino va o viene, o si vuelve, o si esa puerta se cruzará en tu vida más veces.
Lo importante es la decisión de salir de la oscuridad y las tinieblas.
Abrir los ojos a la luz, tragar saliva, y caminar hacia adelante.

Un abrazo.

Ishel dijo...

A veces la oscuridad es bastante acogedora. La luz suele encandilar y puedes perderte en su brillo.
Saludos